San Francisco de Sales y la divinidad

«Es imposible mirar a la Divinidad y no amarla. Sin embargo, aquí abajo no lo vemos, sino que sólo lo vislumbramos a través de las sombras de la fe, viendo como en un espejo».