“Nunca vemos demasiado lejos, eso es todo”. Ernesto Sabato.

Sigmund Freud, Nunca vemos demasiado lejos